LADRON

Robe la luz del sol.

La coloque en mis ojos.

Me divertí alumbrando la oscuridad,

con mis linternas oculares.

Logre aparecer el día,

cuando con la fuente de luz en mis ojos,

desperté e ilumine la noche.

Me aburrí y la devolví al sol.

Robe una estrella.

La coloque en mi pecho.

Me divertí viendo iluminarme.

Con la corriente de luz recorriendo mi cuerpo,

vi la transparencia de mi piel.

Me aburrí y la devolví a la noche.

Robe palabras de una poesía.

Las coloque en mi lengua.

Me divertí hablando, con los postes, con las cosas, hablándome a mi mismo.

gritando, murmurando, hablando hasta agotar la saliva.

Me aburrí y la devolví a la poesía.

Pero no he podido robar tu corazón,

para colocarlo en mi alma.

Cuando lo tenga llenare el universo con mi felicidad.

Nunca me aburriré y nunca te lo devolveré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *