Monthly Archives: Agosto 2017

COMO HACEN SOFTWARE LAS EMPRESAS

El desarrollo de software ha sido un negocio lucrativo, el gran problema ha sido la forma en que se hacen las cosas. Meses de planeación y definiciones, levantamiento de requerimientos, todo para que al final los proyectos sobrepasaran los presupuestos y los tiempos.

Encontré en una lectura de Jeff Sutherland, como él asesoraba el desarrollo de software en BellSouth, una empresa con ingenieros desarrolladores de primera línea quienes ejecutaban el método cascada a la perfección:

Reunían todos los requisitos del cliente, se ausentaban 18 meses y entregaban dentro del tiempo esperado y con los requerimientos que el cliente precisamente había solicitado, solo que el cliente ya no necesitaba lo que estaba en el requerimiento, las condiciones del mercado habían cambiado, los clientes demandaban servicios con otra capacidad de respuesta, las necesidades iniciales habían cambiado.

La forma que tenían de hacer software, aunque daba la impresión de que todo se hacía bien, no estaba dando resultados, por eso llamaron a Jeff a la consultoría. Ellos tenían el problema que no existía sensibilidad hacia el cliente, no basta con escucharlo solo al principio del levantamiento de los requerimientos, era necesario vincularlo y empoderarlo en el proceso de construcción de su producto. Jeff les recomendó el marco de trabajo de Scrum. Era el camino para cambiar las cosas o estarían perdidos.

No entendieron el concepto, hacían Software no solo de la manera esperada, lo hacían bien, ¿por que cambiarlo entonces?

Aunque en el desarrollo de software Bellsouth lo hacía como pocas empresas en ese momento, Bellsouth desapareció.

Así es como trabajan las empresas, a veces con una terquedad que aterra. Equivocados, pero decididos.

Las empresas de desarrollo de software no se están fijando en el personal como un equipo, sino como individuos por separados, muchas de ellas intentan medir el desempeño personal, para evaluar la bonificación, los aumentos de sueldo o premios.

En términos de la productividad estas empresas no están obteniendo mucho beneficio, más que el software, en otros tiempos considerado como una obra más de arte que ingenieril, necesita que sea apoyado en un equipo de trabajo. Scrum le apunta al trabajo en equipo. En centrar los objetivos para todos los miembros de un equipo a obtener pronto los resultados.

Tener un “indicador” para cada miembro del equipo y no para el equipo es una práctica tan obsoleta y tan desfasada de los propósitos de metodologías agiles que se deberían desmontar.

Los equipos se depuran, esto es cuando se trabajan en equipo, con objetivos claros, la misma presión del grupo hace que los que llegan tarde o que llegan a ver videos o películas al trabajo, a dormir o a cualquier actividad que no le aporte al mismo equipo, se dispongan a aportar más. Esto sin la necesidad de un jefe, es realmente sorprendente, los efectos del equipo sobre los integrantes del mismo.

Los equipos son los que desarrollan los productos.

De otro lado, cuando no hay equipo los individuos son islas independientes, y si a esto le agregas un indicador de cumplimiento, probablemente tendrás el indicador como un número muerto, muy bueno tal vez pero lejos de un verdadero valor del producto.